ALARMA AL MOVIMIENTO DE MUJERES: Llegó a la guardia por dolores ginecológicos y fue apresada y condenada por sufrir un aborto espontáneo

ALARMA AL MOVIMIENTO DE MUJERES: Llegó a la guardia por dolores ginecológicos y fue apresada y condenada por sufrir un aborto espontáneo

26 de abril de 2016 – Belén es el nombre ficticio que se le ha impuesto con los fines de proteger su identidad. Es una joven tucumana que en marzo de 2014 sufrió un aborto espontáneo en el Hospital de Clínicas de Avellaneda. Desde ese momento fue criminalizada y mantenida en prisión hasta la llegada del juicio sobre la que se la acusó de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y la alevosía”. Este 19 de abril la Sala III de la Cámara Penal de esa provincia, constituida por tres jueves varones, la condenó a ocho años de prisión.  El tema alarma al movimiento de mujeres por los graves atropellos a los derechos humanos de esta chica de 27 años, que ingresó descompuesta y con un sangrado al área ginecológica del nosocomio y nunca más regresó a su hogar por ser inmediatamente privada de libertad. Hubo violación obstétrica en su contra, violación policial, violación del secreto profesional, torturas piscológicas, encubrimiento judicial y una condena injusta que nunca se basó en pericias científicas.

Este martes 3 de mayo, los jueces que se basaron en el prejuicio para condenar a la mujer – Dante Ibañez, Néstor Macoritto y Fabián Frandejas – leerán los fundamentos de la sentencia. Desde ese momento comenzarán a correr los plazos procesales  para que su abogada, Soledad Deza, trabaje en la apelación: primero al máximo tribunal tucumano, y de ser necesario se llegará a la Corte Suprema de Justicia de la nación.

Alejandra del Castillo es activista del Plenario de Trabajadoras de Tucumán y acompaña tanto a la familia de Belén, como a su abogada y al movimiento de mujeres que reclaman justicia y libertad inmediata para esta joven que ingresó a un hospital en busca de ayuda por el riesgo que corría su salud y fue cruelmente violentada, privada de derechos y de su libertad.

Leave a reply