ANTES Y DESPUÉS DEL 3 DE JUNIO: Ni Una Menos: la violencia hipócrita y las oportunidades

ANTES Y DESPUÉS DEL 3 DE JUNIO: Ni Una Menos: la violencia hipócrita y las oportunidades

Recorte 30 mayo 15 Ileana Arduino

2 de junio de 2015 – Ileana Arduino es feminista y abogada con orientación en derecho penal. Su experticia en seguridad pública y políticas de género la ha llevado a realizar importantes aportes sobre las políticas destinas a erradicar y prevenir la violencia contra las mujeres y la violencia institucional. El último sábado “Despacito y por las Piedras” la invitó a analizar el fenómeno de la convocatoria guiada por la consigna “Ni Una Menos”, los trasfondos de la problemática, las respuestas estatales y mediáticas que toma, y las tareas que le caben al feminismo en el escenario que sigue al 3 de junio.

 

ileardsLas impulsoras y creadoras del “Ni Una Menos” se han ocupado en los últimos días de vindicar la lucha feminista como motor de la primera marcha contra los femicidos en el país que tendrá el movimiento. El oportunismo mediático y electoral viralizado en las redes sociales urgió la aclaración. En vista a que la esfera mediático empresarial es una de las principales generadoras de violencia machista, “Despacito y por las Piedras” consultó a la especialista Ileana Arduino si estas contradicciones suman o restan a la histórica convocatoria.

“Cuando uno lanza una convocatoria tiene que estar dispuesto a la apropiación de sentidos y a la puesta en discusión de lo que se propone”, consideró en un primer momento, y luego, teniendo en cuenta las capacidades comunicacionales de la mediatización, explicó que lo que realmente debiera interesar del asunto es la oportunidad que brinda el hecho de visibilizar las contradicciones para interpelarlas: “poner en evidencia las prácticas violentas de la hipocresía para transformarlas”.

 

(Escuchá la entrevista completa).

En cuanto a la diversidad de reclamos que guiarán la manifestación del 3 de junio, Arduino reconoce en la actualidad  un “piso mínimo” de condiciones normativas e institucionales que década atrás “eran impensadas”. Sin ánimos de “exaltar lo que se ha hecho ni de ocultar lo que no se ha hecho” la abogada pone de relieve este aspecto para explicar que la discusión abordada desde los extremos retrocede hasta el punto partida y niega el arduo camino recorrido por el movimiento feminista en Argentina. “La complejidad de la problemática requiere análisis diferenciados, porque la situación varía hasta de ciudad en ciudad y la generalización conduce al riesgo de simplificarla o negarla”, dilucidó.

ni-una-menos

Afiche “Ni Una Menos”, de Sergio Cuenca, extraído de la colección de la artista visual Mariana Baizán.

Se sabe que Argentina no cuenta con cifras oficiales sobre los femicidios, los números que indican que cada 32 horas muere una mujer o una niña por su condición de género parten de la organización social Casa del Encuentro que rastrea índices en los medios de comunicación.  En este punto la abogada explica que es secundario pretender dilucidar si los asesinatos aumentan o si en realidad lo que tienen es mayor prensa: “lo que importa es que los casos son un montón. La prioridad es trabajar para reducirlos.”En torno a la justicia y la respuesta penal, lo que reina para Arduino es la impunidad selectiva. El ejemplo más llano lo conforman los casos que ingresan al Poder Judicial pero rápidamente son  excluidos porque en Argentina 2015 todavía se “sospecha de la víctima”. Ileana afirma: “la invisibilización histórica de la violencia contra las mujeres como delito ha sido enmascarado bajo el argumento del ‘conflicto de pareja’”.

Si Chiara tomó misoprostol o no, si el crimen de Catherine tuvo un móvil político o no, son los debates estancos que promueven ciertos medios (los de mayor nivel de audiencia, vale aclarar) al momento de cubrir los más recientes femicidios. Si no lo hacen desde esa perspectiva desvirtuante seguramente lo harán desde el sensacionalismo. ¿Influyen estos abordajes en la réplica de nuevos casos? Puede que sí, no hay variables que permitan responder el interrogante. Por eso, la respuesta de la entrevistada es propositiva: “sí es cierto que en este escenario hay muchas posibilidades de bajar el morbo y de desarticular las prácticas discursivas que distorsionan el fondo.”

Otra de las tareas para Ileana es dar las discusiones ideológicas necesarias que permitan develar cuál es la verdadera agenda de género en el país y desarmar las estructuras sociales que consienten la violencia contra las mujeres.

“El desafío es  generar empatía. Esta movilización es una acción política en sí misma presidida por una lucha enorme, no es un punto de llegada ni una actitud fundante”, expresó.

 

Tapa: Afiche “Ni Una Menos”, de Lino Divas, extraído de la colección de la artista visual Mariana Baizán.

Leave a reply