DERECHO A LA INFORMACIÓN: Damián Loreti sobre la Ley mordaza en España: “Su finalidad es amedrentar”

DERECHO A LA INFORMACIÓN: Damián Loreti sobre la Ley mordaza en España: “Su finalidad es amedrentar”

23 de julio de 2015 – En un clima de protestas y ola de críticas tan simpáticas como contundentes, Damián Loreti brindó a “Despacito y por las Piedras” algunas apreciaciones sobre la llamada “Ley Mordaza”, esto es, la Ley de Seguridad Ciudadana que rige desde el 1° de julio en España.

ley-mordaza.s

Sancionada con los votos del Partido Popular y bajo el pretexto de mantener la seguridad, esta norma reprime el ejercicio de la libertad de expresión y reunión; impone severas multas a quienes se niegan  a disolver una protesta, a los que convocan desde las redes sociales a una manifestación no “autorizada”, a quienes se niegan a ser identificados por la policía y también a quienes le saquen fotos a las fuerzas de seguridad en el marco de un operativo. Esta última infracción pone en riesgo el trabajo de fotoperiodistas y profesionales de la comunicación en su tarea de informar y denunciar abusos policiales.

 

Damián Loreti, Despacito y por las piedras.

Damián Loreti es un referente en temas de libertad de expresión y derecho a la información. En su visión, el conjunto de artículos cuestionados como opresivos y propios de un Estado policial, son objetables en el contexto del Sistema Europeo de Derechos Humanos.

También observó Loreti que “otro aspecto a despejar es la existencia de necesidades sociales imperiosas en un Estado de Derecho, lo cual tiene que ver con garantizar el fin legítimo -el orden público en este caso- con la menor restricción posible hacia la libertad de expresión, de modo tal de no generar efectos inhibitorios. Pero, si hay algo que surge y traspira en esta ley es que está destinada a amedrentar y no a reparar bienes jurídicos protegidos de un modo proporcionado”.“Hay que ver cómo funciona la jurisprudencia del TEDH (Tribunal Europeo de Derechos Humanos), entiendo que hay mucha preocupación en torno a esto, yo lo que recomendaría a los amigos españoles es que miren primero si los llamados fines legítimos protegidos por las Convenciones de Derechos Humanos están claramente explicitados como tales en la ley; en algunos artículos dudo que sea así.  Cuando se plantea por ejemplo, las posibles faltas de respeto al honor de los funcionarios o las expresiones respecto de la corona, evidentemente ya no estamos frente a un orden público ni una seguridad ciudadana como bienes a proteger para restringir la libertad de expresión”, señaló el catedrático de la UBA y secretario del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales).

En relación al artículo que prohíbe sacar fotos a la policía en acción en la calle, Loreti se inclinó en favor del principio de transparencia pública. Explicó que existe jurisprudencia de un guardia civil que en un procedimiento de drogas fue identificado y tuvo que dejar la profesión, pero eso no justifica una prohibición de tipo general ya que si lo que se quiere es proteger la actividad de determinada persona cuando presta una tarea de esta naturaleza, propone otro tipo de legislación  para prevenir por ejemplo la no revelación de la identidad de un agente infiltrado o encubierto en una operación de drogas. Algo así conserva el equilibrio con la necesidad de transparencia y daría por cumplido el requisito de la legalidad precisa.

Una segunda reforma legal en España que también ha recibido cuestionamientos tiene que ver con obstaculizar la toma de imágenes de la persona que es detenida. Se entiende que dichas imágenes constituyen una forma denigrante de la persona que es enjuiciada, aunque no son pocos los que ven en esta iniciativa una reacción de la clase política solidarizada con Rodrigo Rato, ex vicepresidente de España y ex vicepresidente del FMI cuya detención en el mes de abril fue fotografiada,  filmada y ampliamente difundida

loreti.sPara Damián Loreti, esta es una discusión que también se ha dado en el país a propósito de un caso puntual de personas que eran usadas en operaciones truchas y de lavado de cara de la policía que básicamente eran inmigrantes usados como señuelo; los hacían ir de un lado a otro con bolsos con droga y luego tras el procedimiento eran mostradas ante los medios de comunicación. En base a esta situación, lo que creo es que es bueno oxigenar, entender que las imágenes deben ser difundidas, pero también hay que prever un mecanismo de rectificación en ciertos casos, pienso en los sectores vulnerables donde por su condición estigmatizada, cargan con una “pena de banquillo” -como la portación de rostro en quienes sufren la violencia institucional- y entonces hay que ver de qué modo eso se repara.

El retroceso en España ¿marca una tendencia en Europa? ¿Va a contramano de algunas reformas en Latinoamérica?

La gravedad de esta España que avanza sobre las libertades públicas no aparece reflejada en la cobertura de los grandes medios de comunicación, al menos el tema está lejos de ser un gran escándalo internacional. La pregunta es: ¿De haber sido ésta una novedad de procedencia Latinoamericana, la reacción habría sido la misma?  ¿No habría acaso implacables títulos sobre el carácter dictatorial de ciertos gobiernos como Argentina, Ecuador o Venezuela?

Para Damián Loreti, es importante tener en cuenta que cada país latinoamericano tiene sus realidades particularidades, los debates que se dan son distintos. “En Argentina vale recordar que allá por 1993, Carlos Menem impulsó una Ley Mordaza, fue justo después del Acuerdo de solución amistosa entre el Estado y Horacio Verbitsky que derivó en la derogación de la figura del desacato. Aquella ley Mordaza obligaba a los medios de comunicación a tener un seguro obligatorio de 500 mil dólares, y se aumentaban las calumnias e injurias al doble de la pena. Después, en el 2009, Argentina despenalizó los temas de interés público. En cambio, Ecuador acaba de aprobar una ley que contempla la sanción del linchamiento mediático, lo cual es absolutamente opuesto al modelo 2009 argentino”, dijo.

En cuanto a la situación europea, Loreti señaló que lo de España hace recordar lo sucedido en el 2010 en Italia, episodio conocido como “el día negro” ya que hubo apagón de medios y un paro  general de los periodistas, en rechazo a un proyecto de Silvio Berlusconi. Era la época de la divulgación de los negociados del ex primer ministro italiano y “emperador de los medios”, y en ese marco, fue el intento de evitar publicaciones “inconvenientes”. “La discusión hoy en Italia tiene que ver con cómo se sale de algunas regulaciones de Berlusconi, Italia tiene por ejemplo juicios perdidos en el TEDH por falta de adjudicación de licencias a peticionarios que querían competir contra Berlusconi, y los gobiernos que le siguieron no se han mostrado dispuestos a poner este problema en agenda”, finalizó Loreti.

 

“Despacito y por las Piedras” es realizado por Eva Guevara, Sebastián Moro y Penélope Moro.

Leave a reply