SENTENCIA POR TORTURAS EN DEMOCRACIA: “Brian sobrevivió para alzar sus voz por todos los chicos que mueren en el penal y ya nadie escucha”

SENTENCIA POR TORTURAS EN DEMOCRACIA: “Brian sobrevivió para alzar sus voz por todos los chicos que mueren en el penal y ya nadie escucha”

15 de junio de 2015 – El martes 16 de junio en Argentina se leerán las primeras sentencias de la historia por un hecho de torturas ocurrido en plena democracia, cuya víctima, Brian Nuñez, logró sobrevivir para contar lo que se vive puertas adentro de los penales donde el terror impera y no siempre se sale con vida. “Despacito y por las Piedras” entrevistó el último sábado a Liliana Valenzuela, mamá del joven que en 2011 padeció una sesión de 5 horas de tormentos de todo tipo dentro del Complejo Federal de Jóvenes Adultos del Penal Marcos Paz. En el Tribunal Criminal Oral de San Martín hay siete funcionarios penitenciarios imputados, cuatro por torturadores, y tres por cómplices y partícipes. Escuchá y lee el testimonio de Liliana, una madre que lleva en la sangre la fuerza de la lucha y de la esperanza de que el fallo de mañana ponga fin a la dictadura que se vive en las cárceles de todo el país.

Brian, junto a Liliana y familiares en la audiencia. Gentileza: Miradas al Sur.

Brian, junto a Liliana y familiares en la audiencia. Gentileza: Miradas al Sur.

 

¿Qué sucedió con Brian en 2011? ¿Cómo se llegó al proceso de justicia que se está desarrollando en Tribunales Federales de San Martín?

La tortura contra mi hijo fue en Marcos Paz el 16 de junio de 2011, el día anterior había cumplido 20 años. Una semana antes le habían dicho que iba a tener un “hermoso regalo”. Él se preguntaba qué sería ese regalo, yo le decía que no tenía que esperar nada de ellos.

Todo comenzó porque le prometieron ver el partido de Uruguay contra Argentina en la Copa América. Cuando se promete algo los chicos esperan porque están en un lugar de encierro. Hubo una discusión porque la promesa no se cumplió, al jefe (Juan Pablo) Martínez esto no le gustó. De esa manera comenzó el mal entendido: lo fueron a buscar a Brian a la celda, lo insultaron y así empezó la tortura que tuvo lugar desde las 18.30 hasta las 21.30. Es increíble, estamos viviendo en democracia y tenemos que padecer esto con nuestro hijos en plena Capital Federal, yo no sé lo que puede pasar en las provincias.

Sin ánimos de caer en el sensacionalismo Liliana, quisiéramos saber de qué se trataron las torturas para informar en concreto lo que sucede dentro de los penales. 

Los dolores inmensos que mi hijo solo pudo soportar, él solito en ese lugar en que estaba. Patadas en la cabeza, golpes en la cintura. Se le sentaron arriba de su  cintura, fue (Víctor Guillermo) Meza, un señor que pesa alrededor de 210 kilos y (Roberto Fernando) Cóceres era el que se ensañaba con los pies de mi hijo. (Javier Enrique) Andrada era el que le daba golpes en la espalda, Martínez patadas en los ojos que le quedaron todos ensangrentados, negros los bordes, un desastre, sus oídos. Bueno, todo esto pudo soportar mi hijo Brian, yo no entiendo por qué juegan con los chicos y violan los derechos humanos. Hoy Brian se encuentra alojado en el penal de Ezeiza cerca de cumplir su condena.Utilizaron métodos de los militares. Lo esposaron de manos y pies, en posición chanchito con un gancho donde unen las cuatros esposas mientras está tirado en el piso. Fueron cuatro los que torturaron a mi hijo. Martínez daba órdenes y descanso para luego continuar con la tortura. Le decían que “al jefe se lo respeta y cuando se está detenido el jefe es un ser supremo”. Le decía “te vamos a enseñar y te vamos a hacer lo que te prometimos”. Brian pedía ayuda, necesita ayudaba. Lo golpeaban con barrotes con los que verifican en la noche si faltan detenidos. Son barrotes pesados de un metro y medio de largo y 90 centímetros de grosor , con eso lo golpearon en las plantas de los pies muy fuertemente, a eso se llama “el pata pata”. Le quebraron un dedo del pie izquierdo y dos del derecho. Recibió muchos golpes, sus piernas quedaron negras infladas. Le quemaron la planta del pie con un encendedor de llama alta, apagaron sus cigarrillos sobre las mismas heridas que tenía en las piernas.

Liliana ¿el día anterior habías estado en la visita con Brian? Una crónica cuenta que esta situación se da en un contexto de festejos del Servicio Penitenciario porque había sido el “día del penitenciario”. Incluso se dice que vos lo habías visto tomando vino.

El día 15 de julio estuve con mi hijo en una visita especial por su cumpleaños. Ya preocupado me dijo “mami ya cumplí años, qué será lo que me van a regalar”. Yo le dije que él tenía su familia, que se quedara tranquilo y no esperara nada de ellos. Fui al otro día a llevarle cosas para la semana y cuando ingresé en el salón vi en la pecera, que es desde donde vigilan la visita, que bajo el estante tenían varias botellas de vino y estaban alcoholizados. Cuando vi eso me dije “en qué terminará todo esto”,  porque si ellos son funcionarios públicos y toman en sus horarios de trabajo y están con jóvenes adultos, qué pueden llegar a ocasionar . Las cosas que pasaron y no me enteré. Después sí porque mi hijo me fue contando las barbaridades que pasó adentro.

El rostro de Brian luego de las torturas. Gentileza: Procuvin.

El rostro de Brian luego de las torturas. Gentileza: Procuvin.

¿Brian fue hospitalizado y luego le dieron la libertad?

Tardaron mucho en hospitalizarlo. Martínez llamó al jefe (Juan José) Mancel porque estaba en otro sector de jóvenes adultos para decirle que había pasado algo, que mi hijo se había portado mal. Y cuando lo vio en esas condiciones cambiaron el libro de ingreso de turnos de los agentes, intentaron cambiar todo pero el verdadero libro fue rescatado en la intervención y ahora lo tiene el juez.

¿Cuál fue el rol de Víctor Hortel, jefe principal del Servicio Penitenciario en ese momento?

Se le hizo (los agentes) una carta al Dr. Hortel por todo lo que había pasado con mi hijo, un informe diciendo que tuvieron que reducirlo de la mínima manera, que usaron la mínima represión; y bueno cuando yo llamé a Procuración Penitenciaria y vi en las condiciones que estaba mi hijo no lo reconocí, me lo desfiguraron, me lo destrozaron. Gracias a dios él vive, me lo entregaron en sillas de ruedas. Vino Procuración con los médicos, hoy le están haciendo problemas al Dr. Tarica que constató las lesiones de Brian y se elaboró una nueva carta comunicando la realidad sobre lo que había sucedido. Allí Hortel tomó cartas sobre el asunto e intervino inmediatamente. Apartó del cargo a estos funcionarios. Era impresionante lo que había pasado, él me pidió disculpas porque se sentía muy mal por esa violación a los derechos humanos. Me dijo “que paguen con justicia lo que hicieron con tu hijo y te prometo que van a tener que poner abogados particulares que no sean del Servicio Penitenciario porque estas personas ya no pertenecen aquí”. Y cumplió.

¿Cómo fue el camino hasta llegar juicio y cómo estás viviendo el desarrollo?

Fue muy largo, he tenido muchísimas reuniones, he viajado, he estado con mucha gente que me ha dado una muy buena mano. No me he sentido sola, me he sentido muy acompañada por gente de Procuvin, por Pérez Esquivel, el Comité contra la Tortura de la Plata, La Campaña contra la Violencia Institucional, no tengo palabras de agradecimiento. He esperado todo este proceso ansiosamente.

Estuve en tratamiento porque a mi hijo lo torturaron pero a la familia también. Fui a psicólogos, psiquiatras, perdí parte de mi pelo, no podía dormir en las noches pendiente del teléfono por si Brian me llamaba, sentía que mi hijo estaba en riesgo por la denuncia que pusimos. Pero bueno, superamos eso, pasaron muchísimas cosas más pero mi hijo fue muy valiente y muy fuerte, y nunca se les achicó.

¿Declaró Brian en el juicio?

Sí, comenzó con él el juicio. Declaró durante dos días. Comenzó hablando y contando cómo sucedió todo. Pudo decir el nombre de toda esa gente: Juan Pablo Martínez, Cóceres, Meza, Mancel, Andrada, Moriñigo – estoy muy dolida porque Moriñigo sigue trabajando en Marcos Paz. No entiendo por qué la justicia lo sigue dejando trabajar, él y Mancel vieron todo y no dijeron nada. Sigue trabajando en el mismo lugar donde torturaron a mi hijo. Hasta un penitenciario contó la verdad, contó que fue una tortura realmente.

¿Un penitenciario se quebró durante el juicio?

No, fue anteriormente, (Ede Martín) Vallejos lo contó en la declaración ante la Procuración Penitenciaria. Dijo que todo lo que decía Brian era verdad, que él intentó ayudar a mi hijo pero lo corrieron y le dijeron que no se meta en esto. Después Martínez , Meza y otros lo amenazaron para que no diga nada porque “iba a terminar perdiendo su trabajo y su familia”.

Creo en dios sobre todas las cosas. Pero también creo en la justicia. Como le dije al juez cuando tuve que hablar: quiero justicia para mi hijo, porque es la primera vez que un chico llega a un juicio vivo y que puede hablar y decir las cosas como son. Lo que quiero es justicia, no más violencia institucional; que cambie el Sistema Penitenciario Federal, el  bonaerense, el provincial con gente capacitada para cumplir su trabajo; que las personas cumplan sus condenas como corresponde, con trabajo y estudios; no de esta manera porque la verdad es que muchos no vuelven a sus casas, es lamentable, ellos son los invisibles. No vuelven, lamento mucho por todos ellos. Por eso mi hijo me dijo “mamá yo estoy representando a los que ya no están y a los que están ahí adentro”.

Mientras Brian termina de cumplir condena en el penal de Ezeiza, pide Justicia por todos los muertos y torturados en los penales del país.

Mientras Brian termina de cumplir condena en el penal de Ezeiza, pide Justicia por todos los muertos y torturados en los penales del país.

Liliana ¿cuáles son tus expectativas para el martes 16 de junio cuando se lea la sentencia contra las torturadores y sus complices?

No puedo dormir, estoy nerviosa, pensando que el martes pueden cambiar las cosas. Actualmente estoy con custodia personal y en mi casa, las 24 horas días.

Les pido a las familias de personas privadas de libertad que no tengan miedo, les digo que no van a estar solas, hay muchos organismos, que cuenten, que tengan fuerza para no perder a sus seres queridos en el camino.

Los imputados y los pedidos de pena: Juan Pablo Martínez, jefe de Turno del CFJA al momento de los hechos (18 años);  Roberto Cóceres, Víctor Guillermo Meza y Javier Andrada,  los tres auxiliares de requisa(15 años),  Juan Fernando Morinigo (cuatro años) y Ede Martín Vallejos (tres años) (auxiliares de requisa y el último encargado del pabellón; y Juan José Mancel, jefe de Día del establecimiento al momento de los hechos (cinco años), los últimos tres tuvieron pleno conocimiento de los hechos en cuestión e incumplieron su deber de denunciarlos.

Los fiscales a cargo de investigar la causa son: por la Procuraduría Contra la Violencia Institucional, Abel Córdoba, y por el Ministerio Público Fiscal, Marcelo García Berro.

A continuación un fragmento de los alegatos que fue elaborado y leído por el fiscal Abel Córdoba en la audiencia del 11 de junio:

 

La audiencia final del juicio comenzará este martes a las 9 y está previsto que el veredicto sea leído luego del mediodía. Familiares y organismos de derechos humanos invitan a acompañar a Liliana y Brain en el Tribunal Oral Federal N°1 de San Martín (Pueyrredón 3734, San Martín, Buenos Aires).

Leave a reply