MES DE LUCHA: Homenaje al desaparecido Daniel Romero en el marco de actividades contra la violencia institucional

MES DE LUCHA: Homenaje al desaparecido Daniel Romero en el marco de actividades contra la violencia institucional

5 de mayo de 2016 – El próximo 8 de mayo se conmemora el “Día nacional de lucha contra la violencia institucional” y desde la Campaña se convoca a la jornada “Ayer dictadura militar, hoy violencia institucional”, que se realizará desde las 10 hasta las 18 horas en el Barrio Furió de Guaymallén. Como recordatorio para simbolizar las continuidades de las luchas en defensa de los derechos humanos en dictadura y en democracia se hará un mural en memoria del militante Daniel Romero, desaparecido desde el 24 de mayo de 1978. Su hijo, José Romero, refirió a “Línea Editorial” la trascendencia de su compromiso y la importancia de profundizar la promoción de derechos.

 

drsAdemás de una olla popular a compartir con vecinos y asistentes, murgas, caporales, radio abierta y charlas-taller, la convocatoria de la Campaña contra la violencia institucional de Mendoza se concentrará en la pintura que un grupo de muralistas realizará en nombre de Daniel Romero, militante peronista y trabajador de Cimalco que fue desaparecido a partir de un secuestro en su domicilio del Barrio Gomensoro de Guaymallén, en el contexto de uno de los operativos grupales más tremendos del terrorismo de Estado, con una docena de víctimas letales durante la tercera semana de mayo de 1978 en vísperas del Mundial de fútbol. A partir del tercer juicio por delitos de lesa humanidad ha quedado establecido que las fuerzas conjuntas del Ejército y la Policía Provincial ejecutaron una serie de operativos concatenados contra la llamada “militancia residual”, jóvenes próximos al peronismo, al socialismo y a la actividad gremial que habían disminuido su visibilidad a partir de la represión brutal de 1976 y mantenían vínculos solidarios con los compañeros más acuciados por los grupos de tareas. Entre las víctimas se encuentran Daniel Romero y su hermano Juan Carlos, secuestrado y desaparecido tres días después.

 

José nació en 1970 y creció en un vínculo muy estrecho con su padre, al punto de acompañarlo a sus diversas actividades militantes por lo cual atesora vivos recuerdos de su personalidad y compromiso. No sólo fue testigo de su secuestro -“me quedé sólo”, explicó-, sino que previamente también fue víctima junto con él de violentas detenciones y daños psicológicos como los que denunció en ocasión de brindar sus aportes a la justicia. Considera que actualmente “continúan en vigencia muchas de esas prácticas violatorias de los derechos humanos, especialmente contra los chicos”, por lo que ha continuado su ejemplo a partir del trabajo social.

logcamps

Desde la Campaña se considera que “las prácticas violentas de la policía, especialmente sobre chicos y chicas de sectores populares, se acrecentaron en las décadas que siguieron. No existen cifras oficiales que den cuenta del número exacto de personas asesinadas por el aparato represivo del Estado, pero sí hay números certeros que parten de organizaciones de derechos humanos, las que investigan en profundidad el tema y dan cuenta de la sistematicidad con que se comete violencia institucional en Argentina. Alrededor de 4 mil personas han fallecido desde 1983 a causa de gatillo fácil, represión en protestas sociales, torturas en comisarías o desaparición forzada. En la actualidad, con mucho pesar y preocupación, experimentamos la revitalización de la persecución política y la represión a la protesta social como política de Estado. La creación y puesta en marcha de facto de protocolos ‘antipiquetes’ así lo demuestran”.

Leave a reply