Juicio por Cristian Reyes: “Para sacarse las esposas en 30 metros hay que ser MacGyver”

Juicio por Cristian Reyes: “Para sacarse las esposas en 30 metros hay que ser MacGyver”

img_20160923_092854849

Alicia Vargas, madre de Cristian Reyes en lucha permanente por Justicia, fue recientemente denunciada por el imputado como respuesta a un grito de “asesino” que elevó la querellante en los pasillos de Tribunales.

Fueron dos los testimonios más sustanciosos en la última audiencia que se cumplió dentro del juicio por Cristian Reyes, fusilado bajo arma policial en 2006. El debate, a cargo de la Quinta Cámara del Crimen, se reanuda el lunes 3 de octubre, luego de más de una semana de cuarto intermedio. La dilación responde a la espera y búsqueda de testigos centrales en la causa sobre los que se desconoce su paradero.

En la última ronda que se realizó el viernes 23, las declaraciones destacadas fueron las de Oscar Catropa Suárez, policía integrante de la División de Búsqueda de Personas cuando ocurrieron los hechos en que el joven Reyes terminó herido de muerte por el disparo  del policía Horacio Biasiori. También compareció ante el Tribunal que preside el juez Gonzalo Guiñazú, el oficial Domingo Rubén Narváez Sarandón, miembro en aquella época de la Unidad de Seguridad Personal de Luján de Cuyo, y quien se ocupó de esposar a Cristian durante el allanamiento. Las esposas, prueba fundamental de la investigación, fueron “donadas” a la Penitenciaría hace ya cinco años. 

Esa manaña Catropa integró la tropa mandada a allanar los domicilios del barrio “Buena Vista” en la búsqueda de internos prófugos del penal. Durante el debate del viernes 23 de septiembre negó acordarse hasta de cuestiones evidentes como el operativo en sí. Ya había declarado en los dos juicios anteriores contra Biasiori, el último en 2011.

Por su “desmemoria” pidió que se le lea la última testimonial que consta en actas.  Aquella vez había declarado que la mañana del operativo recibió la orden de custodiar desde el techo de la casa donde se encontraba Cristian. Se dice que Catropa fue el policía que pidió un celular para llamar a la ambulancia cuando se hirió de muerte al joven, aunque  no lo pudo asegurar: “ya les dije, no me acuerdo. Léanme el acta.”

Según consta en acta cuando Catropa vigilaba desde el techo le informan de la detención de un sujeto dentro de la casa: “Desciendo. Veo que en la casa lo esposan, lo entregan a otros policías. Veo la movilidad afuera, lo sacan. Al rato escucho detonaciones pero ya no veo nada, ni a los policías ni al detenido. Más tarde veo al hombre en el piso y a dos policías al lado. Se pide la ambulancia.

En aquella declaratoria detalló que al muchacho “lo vio muy herido, tirado boca arriba. Fue todo muy rápido.” Ahora la querella, que conforma Alfredo Guevara y Pablo Salinas, le pide que ratifique como verdadero o no lo que se le acaba de leer: “”, confirma. Para finalizar, los abogados , insisten:

¿Cuántas veces ha declarado en este juicio?

No recuerdo, me remito a las actas.

-¿En 27 años de servicio cuántas personas han resultado fallecidas de los operativos que ha integrado?

No recuerdo.

-¿Es común que fallezcan personas en su trabajo policial?

No

-¿Y recuerda si murió alguna en sus operativos?

No

img_20160923_092955638

El testimonio de Domingo Rubén Narváez Sarandón fue mucho más amable para el debate. Se acordaba de todo. No pidió la lectura de ningún acta y declaró desde la memoria.

Él también había llegado ese día a la casa donde estaba parando en aquel tiempo Cristian, formaba parte del operativo allanamiento. “Ahí nos encontramos al chico Reyes, a mí me tocó esposarlo. Y se lo entregamos a los uniformados para el traslado. Un oficial ayudante lo llevó hasta la movilidad. Nosotros seguimos trabajando adentro de la casa cuando escuchamos los disparos y salimos a la calle. Pero no supimos cómo ocurrió el lamentable hecho”.

Contó que a Reyes, de 28 años, lo conocía de otros procedimientos y que nunca les había dado problemas. “Estaba tranquilo. No se resistió con nosotros, siempre colaboró”, dijo incluso.

La querella y la defensa lo interrogaron sobre la forma correcta en que se esposa a una persona. Narváez, con décadas de servicio, se jacta de su proceder al momento de esposar.

No deben estar ajustadas para no lastimar pero sí firmes. Es lo que se hace normalmente.

También explicó que las llaves de las esposas se manejan por marcas. Señaló que tanto en Investigaciones, donde suelen llegar la mayoría de los aprehendidos, están todas las llaves para abrirlas, y que es común que los mismos policías las porten.

cristian-1Contó que entre los policías se hacían comentarios de que Reyes se había soltado una mano y así se había fugado. Fue allí cuando la fiscal Laura Rouselle le recordó que en 2006, durante la Instrucción, había dicho que las manos flacas de Cristian le habían llamado la atención. Narváez lo ratificó, dijo que el chico era largo, delgado.

También dijo que puede ocurrir que algún esposado se suelte pero que a lo largo de su carrera a él “en particular” nunca se le “zafó ningún detenido”.

-¿Es posible o no que se suelten?, lo consultaron las partes y le pidieron que se concentrara en el caso de Cristian Reyes y no en generalidades.

-“Para sacarse las esposas en 30 metros tiene que ser MacGyver”.

Cristian Reyes, baleado en el pómulo el 12 de abril del 2006,  permaneció custodiado y esposado a la cama el breve tiempo que duró su internación.  Fue hasta que falleció, el 13 de abril a las 10.30 hora aproximada.

El debate del histórico juicio se retoma el lunes 3 de octubre a las 9.30 en la Quinta Cámara. La presencia de los testigos que aun no han sido hallados es fundamental para el devenir del proceso.

Redacción y Fotografía: Penélope Moro

Leave a reply